publicidad

Trillo.. "la caricia del agua"

A pocos kilómetros de Budia hemos ido descubriendo rincones preciosos . Uno de ellos es Trillo. Lo descubrireis en estas imágenes.

Lo mismo nos acompañaba Felicidad, que cualquiera de nuestros hermanos, que nuestros consuegros, ... que cualquier otro amigo...

Trillo es uno de los rincones que a Auxi más le encantan.. sobre todo tenderse en la orilla del Tajo en la chopera al lado de la plaza de toros.

Cuando vienen a casa amigos que no hayan conocido Trillo, lo primero que hacemos es darles un paseo por las cascadas del Cifuentes rodeando el molino (primer molino que cortaba madera de los pinos del alto tajo, recogidos por los gancheros) y bajando hasta este rincón que el murmullo del agua y la sombra, hace de este lugar un sitio inigualable... Enhorabuena a Trillo.


Además también nos pasamos por su balneario. Elvira, Carlos, Joaquín, Auxi y yo, lo encontramos sin saber donde estaba cuando estaba abandonado durante un otoño...

Fué espectacular encontrar las bañeras romanas humeando en medio del bosque con todos antiguos edificios del balneario de los años 20 rotos y abandonados. ahora ya no es así y han reformado el balneario a todo trapo...

Trillo es un típico pueblo alcarreño, donde se marcan como cicatrices que perviven al paso del tiempo los rasgos indelebles de la comarca. Paisaje y paisanaje se dan la mano en un entorno recio y austero

Trillo, enclave privilegiado, bañado por el paso de un joven y cristalino río Tajo, ha apostado firmemente por la recuperación del turismo rural y de ocio en la zona, a las puertas del Parque del Alto Tajo.



Fue reconquistada esta tierra a los árabes en el S.XI por Alfonso VI, pasando a formar parte del Común de la Villa y Tierra de Atienza. En 1325 el Infante Don Manuel construyó el castillo que actualmente está en ruinas.


En el S.XV para a la jurisdicción de los Condes de Cifuentes, hasta que en 1749 es declarado como Villa con jurisdicción propia.


Sus principales atractivos turísticos son muchos, pero si hay que destacar podríamos hacer referencia a los dos cerros gemelos a los que se llaman Tetas de Viana, el Balneario de Carlos III, la Iglesia de Santa María de la Estrella y el cauce del río Cifuentes que deja sus aguas al Tajo con unas cascadas de ensueño cruzando por el medio del pueblo.

Este pueblo coqueto y acogedor se encuentra enclavado en un lugar privilegiado de la provincia de Guadalajara, pues tiene la particularidad de verse atravesado por dos ríos.


Trillo sorprende por sus paisajes y antes de llegar la carretera ya nos da muestras del perfil típicamente alcarreño: montes semipelados de vegetación, en los que predominan las encinas y los romeros, o cultivos intensivos de cereal que se agostan a principios de julio.

Una vez en Trillo, uno descubre la riqueza del agua en la confluencia de los ríos Tajo y Cifuentes. El primero, baja totalmente limpio, majestuoso, sin vertidos; y el segundo nace ya crecido sin altibajos en su caudal, alegre, cristalino y juguetón en su final, en pleno casco urbano, con sendos saltos de agua antes de verter al Tajo. “Al llegar a Trillo el paisaje es aún más feraz. La vegetación crece al apoyo del agua, y los árboles suben, airosos...” Así es como describía Camilo José Cela a esta localidad en su ‘Viaje a la Alcarria’.

El autor, continuó su viaje desde Trillo hacia Viana de Mondéjar, por el sendero SL-1, describiéndolo por su abundancia de plantas aromáticas de la siguiente manera: “la vegetación es dura, balsámica, una vegetación de espinos, de romeros, de espliego, de salvia, de mejorana, de retamas, de aliagas, de matapollos, de cantueso, de jaras, de chaparras y de tomillos; una vegetación que casi no se ve pero que marea respirarla”.

También por Trillo pasó lo más granado del reino, y llegaron aquí a restablecer su salud en los baños de Carlos III.

Aquí estuvo recuperando su salud D. Gaspar Melchor de Jovellanos, cuando cesó como Ministro de Gracia y Justicia, a finales del siglo XVIII.

Las aguas y los largos paseos por estos senderos debieron obrar milagros en su salud, tal y como reflejó en su diario: “humor bueno, los dolores desaparecieron”.

En la actualidad, todos estos caminos son ideales para la práctica del senderismo y le permiten al visitante descubrir lugares de singular belleza, no sólo por su flora, sino también por su fauna.Así, en el entorno se han observado rapaces tan relevantes como el águila culebrera, el águila perdicera, el buitre común, el azor o el gran búho real.

Entre los pequeños mamíferos, sobresalen el tejón, la garduña, la gineta e incluso la amenazada nutria, de la que aún puede observarse algún ejemplar entre los densos sotos de las riberas del río.


Las Tetas deViana, referencia en la comarcaSi existe un refrán popular en Trillo, éste es el que hace referencia a las famosas Tetas de Viana. Dice el sabio y conocido refranero: “Tetas de Viana, muchos las ven pero pocos las maman”. Se refiere al conocimiento que se tiene de estos montes gemelos.
Referencia geográfica de La Alcarria, muchos de los alcarreños y visitantes no dudan en afirmar su conocimiento sobre ellos, pero muy pocos son los que han subido y han podido disfrutar desde lo alto de la panorámica que ofrece su vista sobre toda la comarca.

Coronar Cifuentes y acercarse a Trillo es tenerlas como referencia permanente a lo largo de cualquier sendero o ruta que emprendamos.

Es la referencia más efectiva para situarnos dentro de Trillo y su entorno alrededor del río Tajo.

Una peculiaridad es la llanura con la que nos encontramos al llegar a lo alto de estos montes. Esta circunstancia produce un sinfín de historias sobre qué o quiénes se han asentado a lo largo de los siglos.

Quiere la leyenda que sobre el altiplano se reúnan en aquelarre durante las noches de plenilunio los brujos de la Alcarria, se emborrachen con aguardiente y churú robado en las bodegas de Morillejo, y reciten conjuros hasta que despunte el día.

De momento, lo que sí se sabe es que durante la Baja Edad Media Castellana, la importancia estratégica de la zona de la Alcarria se centra en estos montes.

Incluso en lo alto de uno de ellos se ven restos de muros y un aljibe.

Situado a 72 kilómetros de Guadalajara, el recorrido desde Madrid se puede realizar por la Autovía Nacional II hasta la salida 101 Almadrones-Cifuentes. Desde allí, hay que tomar la N-204 en dirección a Sacedón y dejar atrás el pueblo de Cifuentes. En Gárgoles de Abajo se toma el desvío por la CM-2115 hasta Trillo.

La caldereta es uno de los platos típicos de esta zona de la Alcarria, que se puede degustar en cualquiera de los numerosos restaurantes de la localidad. El Mesón Víctor, el Rincón de Teófilo, Casa David, El Colvillo, Bar Benito, Bar Casa Pilar o el Bar Sonova, siempre tienen sus puertas abiertas al visitante.

Os aconsejamos su visita.
Ahora inclusive está el cercano balneario de Carlos III reformado y abierto de nuevo al público. Las antiguas termas romanas están en proceso de restauración pero se pueden ver y hacerte una ídea cuando estában en uso en todo su explendor.

1 comentario:

michelangelo dijo...

y es que mi pueblo es muy bonito. Me alegro que le guste a la gente y describa las cosas tan bien.

actualidad: últimos vídeos más valorados publicados en You Tube sobre La Alcarria

Loading...
Google