publicidad

Pastrana, "paisanos vecinos"

Pastrana, está muy cerca de Budia (a unos 30 kiómetros). De hecho los muchachos de Budia que tienen que estudiar en el Instituto, van a Pastrana a estudiar.

Cuando vienen amigos con nosotros a la casa de Budia, Pastrana es un destino obligado. Es encantador caminar por sus calles, tomar un café cerca de la iglesia, visitar el barrio judío, admirar el palacio y la plaza de la hora... mirar sus huertas desde la barandilla de la plaza... visitar el monasterio en la vega... y luego volver a Budia bordeando el Tajo

Para que conozcais en un viaje virtual Pastrana os comento lo siguiente:

Os invitamos a visitar Pastrana, declarada conjunto histórico-artístico desde 1968, la Villa Ducal es más que su Colegiata, más que su Palacio Ducal donde residió la Princesa Éboli, más que sus tapices de Alfonso V, más que sus conventos fundados por Santa Teresa de Jesús.


Siempre que vamos nosotros a Pastrana nos pasamos por el bar del monasterio franciscano de la vega camino al Tajo. Es parada y fonda con unas vistas a Pastrana estupendas.

Pastrana vive bajo este influjo medieval por eso cabe vivir entre recuerdos y leyendas momentos inolvidables. El visitante que se deje seducir por estos encantos deseará volver.
Por todo esto os esperamos con los brazos abiertos, poniendo esta villa a vuestro servico.

Pastrana se funda en el siglo XIII bajo la dominación de la Orden Religiosa Militar de Calatrava, probablemente como aldea de repoblación tras la expulsión definitiva de los Árabes.


En 1369, se le concede él titulo de Villa. En este mismo período, se construyen su muralla y su iglesia primitiva.

El Rey Carlos I, consigue de los Papas Clemente VII y Paulo III, las bulas necesarias para enajenar bienes de las Ordenes Religiosas Militares y, usando de esta facultad, vende, en 1541, la Villa de Pastrana con los lugares de Escopete y Sayatón a Doña Ana de la Cerda, condesa de Mélito y viuda de Don Diego Hurtado de Mendoza. Es esta primera Señora de Pastrana la que comienza la construcción del conocido Palacio Ducal.


Muerta Doña Ana, pasa el señorío a sus hijos D. Gaspar Gastón y D. Baltasar Gastón, los cuales venden estas propiedades en 1569 a los Príncipes de Éboli, Ruy Gómez de Silva, consejero, valido y amigo personal de Felipe II y la célebre Doña Ana de Mendoza y de la Cerda. Posteriormente estos obtienen del Rey el título de Duques de Pastrana.


Con los primeros Duques, llega para Pastrana su época de gran esplendor, ya que éstos realizan grandes obras en la Villa. En 1569, mandan llamar a Santa Teresa de Jesús con el fin de fundar un convento de Carmelitas Descalzas, creando el de San José para mujeres y el de San Pedro (hoy del Carmen) para hombres.


En 1570, traen un numeroso grupo de moriscos expulsados de las Alpujarras de Granada para trabajar la seda y levantar una de las fábricas de tapicería más prestigiosas de España durante los Siglos XVI y XVII.
Más tarde, los Duques completan su obra ascendiendo la iglesia parroquial a Colegiata, dotándola de un Cabildo de 48 Canónigos, que superaba en número a todas las Catedrales de España, excepto a la Catedral Primada de Toledo.

Muerto Ruy Gómez, en 1573, la Princesa de Éboli ingresa en el Convento de San José, incumpliendo reiteradamente la regla Carmelitana. Poco después, Felipe II le ordena que abandone el convento para ocuparse de su patrimonio y de su familia. En 1576, regresa a Madrid, como una de las damas más acaudaladas y respetadas de la Corte.


Allí inicia una vida inquieta, y por sus intrigas en la Corte con Antonio Pérez, Secretario de Felipe II, es detenida en 1579. Es encerrada en la torre de Pinto, a los pocos meses en el castillo de Santorcaz, donde se reunirá con sus hijos y finalmente es traída a su propio palacio en Pastrana, de donde no saldría hasta su muerte en 1592. Sus restos se conservan actualmente en la Cripta de la Iglesia-Colegiata de esta Villa Ducal.

Más tarde se suceden los Duques y, al trasladar éstos su residencia a Madrid, en el siglo XVIII, Pastrana inicia su vida rural. En la actualidad, Pastrana sigue conservando gran parte de su trazado medieval y la riqueza artística que atesoró durante el siglo de Oro.

Tras la compra de la Villa por Doña Ana de la Cerda en 1541, se da comienzo a la construcción del palacio proyectado por el arquitecto Alonso de Covarrubias. El edificio sigue un claro trazado renacentista español: de planta cuadrada con torres esquinales y patio central, asi como un jardín escalonado en la parte posterior del mismo. Por diversos motivos legales, el palacio nunca se finalizóEn la torre de levante, estuvo retenida y prisionera la princesa de Éboli, doña Ana de Mendoza y de la Cerda, entre 1581 y 1592, por orden de Felipe II.



En 1997, la Universidad de Alcalá de Henares adquiere el palacio y emprende obras de restauración y de finalización del mismo, siendo los arquitectos Carlos Clemente y Antonio Fernández Alba.
Hoy, es la sede del Observatorio de la Sostenibilidad de España.

Se denomina Plaza de la hora a la gran plaza de armas que se abre ante el Palacio Ducal, prestándole su anchura para hacerse ganar a la casa fuerte en presencia, elegancia y, en definitiva imagen de poder.Se usaba para hacer paradas militares, recibimientos principescos, etc. Recibe su nombre debido a la época del encarcelamiento de la Princesa de Éboli, ya que, durante su encierro el único contacto que tenía con el exterior era poder salir a la reja del torreón del levante durante una hora al día.



En 1570 se produjo la entrega, por don Juan de Austria al duque de Pastrana, de doscientas familias de moriscos expatriados de las Alpujarras, para que los sitúe en Pastrana, construyendo entonces el Barrio del Albaicín a las afueras de las murallas.

En 1369, la Orden de Calatrava, consiguió, para Pastrana, el nombramiento de Villa. Es por entonces cuando comienza la construcción de su fuerte muralla, que la rodeaba entera y la constituía en villa fuerte.



Es sin duda esta fuente, uno de los elementos urbanos emblemáticos de la villa de Pastrana. Gran fuente señorial del siglo XVI y se ubican en cuatro laterales los cuatro mascarones en relieve sobre los que salen los caños del agua. Estos mascarones son todos diferentes lo que ha suscitado distintas hipótesis en cuanto a simbología se refiere.

La iglesia colegiata fue levantada originariamente hacia el siglo XIV como Iglesia Parroquial de la Villa Calatrava.

Recibió añadidos y detalles, como la portada norte que fue construida en estilo gótico de finales del S. XV, y finalmente la gran ampliación de las naves y el crucero en la primera mitad del siglo XVII, promovida por el Arzobispo Fray Pedro González de Mendoza, hijo de los primeros duques de Pastrana.
Su interior alberga el magnífico Museo Parroquial, muy denso en contenido, destacando la colección de tapices góticos de Alfonso V de Portugal.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola
Estoy heciendo un trabajo sobre los rodenales del norte de la Alcarria (Alcolea del Pinar, Iniéstola...) y entre otras cosas tengo que tener claros los límites de la Alcarria Alta con la Baja. Llevo días buscando y no encuentro nada. De hecho encuentro información contradictoria. No sé si podriais ayudarme.
Por supuesto, cualquier otra información que creáis que me pueda venir bien, será bienvenida.
¡Gracias!
Libertad

Anónimo dijo...

Hola Chema, en tu página datas que es conjunto histórico desde 1968, en realidad la Villa de Pastrana es desde Diciembre de 1966. Anteriormente en 1941 ya había sido declarado Conjunto Histórico el Palacio. Mira estos enlaces que te dejo:http://www.boe.es/datos/pdfs/BOE/1941/207/A05609-05609.pdf
http://www.boe.es/boe/dias/1966/12/19/pdfs/A15889-15889.pdf
Puedes estar al día de todo en facebook buscando Festival ducal de Pastrana.

Un saludo, Pedro

actualidad: últimos vídeos más valorados publicados en You Tube sobre La Alcarria

Loading...
Google